5 consejos para empezar a correr

5 consejos para empezar a correr

Publicado en: Infobae | 0

Correr es el deporte que esta en casi todos los deportes, y el más democrático y al alcance de todos. En las carreras de calle donde cada fin de semana participan miles de personas durante todo el año, por ejemplo, pueden compartir la misma prueba el campeón nacional con el amateur que recién se inicia. Uno puede estar en la misma largada que los atletas de elite, y eso no pasa con otras actividades.

Correr es un deporte accesible, no se necesita hacer grandes inversiones para empezar ni tampoco elementos especiales o asistir a un club. Se puede salir de casa corriendo y volver de la misma forma habiendo completado la rutina, todo en un tiempo optimizado y aprovechado de principio a fin. Por eso siempre digo que correr es de las mejores actividades en relación “tiempo invertido beneficio”.

Correr es un deporte que nos permite evaluar nuestras mejoras con mucha precisión. Y al principio se avanza muy rápido: puede resultar fácil que en pocos meses bajes varios minutos tus tiempos, y eso motiva mucho.

Vemos a miles de personas en la calle y en los parques corriendo a cualquier hora, agrupándose a veces en equipos (los famosos “Runnig teams”) y también participando de carreras multitudinarias todos los domingos. Entonces los que no corren quizás se preguntan, ¿qué tendrá el Running que genera todo ese frenesí y atrapa tanto a la gente? Yo a esos les diría que traten de responderlo con su propia experiencia, que se animen a empezar y a ganar todo lo que este hermoso deporte tiene para ofrecer. Y así, en muy poco tiempo encontraran la respuesta.

Si nunca corriste y te dieron ganas, hay varias cosas que debes tener en cuenta. Acá te contamos algunas.

1) Consultar al médico

Si ya de por sí es necesario hacerse controles periódicos de rutina por un tema de cuidado y prevención, si vamos a empezar a realizar actividad física, con más razón hay que visitar al medico y hacerse todos los estudios que nos indique. Correr sumará “salud” a tu vida, pero para eso hay que descartar antes cualquier tipo de patología que resulte un impedimento. Es una vez, y ya te quedas tranquilo.

2) Ponerse en forma para correr

Muchos quieren correr para adelgazar, pero a veces hay que primero adelgazar para correr. Correr no es recomendable en personas con mucho sobrepeso ya que significa un impacto importante para los músculos y articulaciones. Si tenes que bajar varios kilos, mejor primero caminar o empezar con otras actividades como pueden ser andar en bicicleta o nadar donde el peso corporal no representa una carga tan grande, cuidarse en la alimentación, y una vez en el peso adecuado sí comenzar a trotar.

3) Empezar de a poco

Quizás tengas que empezar caminando, o alternando segmentos de trotes con caminatas hasta que puedas trotar en forma continua de forma cómoda. Con el transcurso de los días y los entrenamientos vas a poder ir disminuyendo el tiempo de caminata y aumentando el trote, pero hacelo progresivamente y de a poco. Escucha a tu cuerpo y respétalo. Empezá tranquilo y despacio, sin exagerar tampoco con la cantidad o la frecuencia semanal, y cada semana sumá algunos minutos. ¿Cuánto y a qué ritmo? Eso dependerá de tu historial deportivo. No es lo mismo una persona que nunca corrió pero siempre hizo otras actividades. Por eso no sirven las recetas y lo importante es respetarse los tiempos y capacidades individuales.

4) Utilizar indumentaria adecuada

El calzado es seguramente lo inversión más importante que tengas que hacer, pero no escatimes en eso: un buen par de zapatillas te va a ayudar a que el impacto sobre tus articulaciones sea menor y eso se traduce en menos riesgo de lesiones. Elegí un modelo que te asegure estas tres cosas: buena amortiguación, estabilidad, y comodidad. Y con respecto a la ropa, elegí siempre telas sintéticas, estas hacen que cuando transpiras no te quedes mojado ya que se secan rápido a diferencia del algodón. En verano es recomendable usa ropa clara y en invierno vestir en capas con distintas prendas, no una sola muy abrigada.

5) En lo posible, hacerlo acompañado.

A veces empezar algo nuevo cuesta. Correr acompañado puede ser más fácil y entretenido. Solo hay que tener cuidado de buscar compañeros con un nivel similar al nuestro, para no exigirse más de lo posible o bien no desaprovechar las capacidades propias. Seguramente la mejor idea sea sumarse a un grupo de corredores donde habrá muchos otros y podrás encontrar allí alguien de tu nivel para compartir los trabajos, además de que contarás con la supervisión y seguimiento profesional del entrenador. La guía de un especialista es lo que te ayudará a alcanzar los mejores resultados.

Ver nota en Infobae