Entrenamiento: cómo elegir la mejor superficie para correr

Entrenamiento: cómo elegir la mejor superficie para correr

Publicado en: La Nación | 0

Cuáles son las diferencias entre los tipos de pisos sobre los cuales el atleta desarrolla su actividad; qué no debe dejarse de lado para decidir

Para el dos veces olímpico Javier Carriqueo (Pekín 2008 y Londres 2012), la tierra representa la superficie ideal para entrenarse. “Si tiene desnivel, mejor. Para competir, me quedo con la pista. En la pista las distancias son exactas, las carreras de calle a veces no tienen la distancia que indica el circuito y además se puede encontrar ciertos desniveles, subidas, bajadas, vueltas de 180 grados, cosa que en la pista no sucede”, precisa el atleta nacido en San Martín de los Andes. “Además, la pista se diferencia de la calle porque es más blanda y segura que la calle que no tiene cortes, salvo los días de las carreras”, añade.

Las sensaciones y preferencias de Carriqueo se corresponden con una elección personal. En rigor, cada superficie tiene sus ventajas y desventajas. Si bien es real que no existe una fórmula perfecta, cada corredor encuentra en el tipo de piso que frecuenta para correr puntos a favor y puntos en contra. Lo concreto es que en la variedad puede existir una buena forma para que el cuerpo no sufra, en base al tipo de estímulo que se va a realizar. Así, las distintas superficies proporcionan diversidad física y mental en los rodajes.

Asfalto

 

Objetivo: para Carriqueo, la preferencia de la superficie depende del atleta y del objetivo que tenga. “Para un atleta de elite es diferente que para un corredor popular”, dice.

Pasto

 

Tierra

Ofrece un buen equilibrio con su dureza intermedia y al igual que el pasto, su terreno irregular ayuda a trabajar de manera diferente los músculos, mejora la propiocepción y fortalece músculos y articulaciones. Aún más si se presentan pendientes. No es una superficie en la que se pueda ir tan rápido como en la calle, pero sin duda cuidará más las articulaciones y es ideal si se está entrenando para carreras de trail run. Hay que tener cuidado con los pozos, raíces, piedras o barro que puedan hacernos tropezar o pisar mal. Generalmente se encuentra en zonas solitarias por lo que se recomienda, de ser posible y por seguridad, ir acompañado.

 

Tartán o pistas de atletismo

Aquí hay que diferenciar, dado que en el país no todas las pistas son de tartán (material sintético). Entonces, en las pistas de material sintético el impacto es menor; por lo tanto se reduce el riesgo de lesión, se puede medir la distancia y tiempo de manera exacta, no hay interrupciones ni peligros, y si tenés entrenador él puede observarte en cada vuelta. Es una superficie rápida que permite conocer las marcas reales; es ideal para trabajos cronometrados. Entre las desventajas: no todos tienen la suerte de vivir cerca de una pista, y además las de materiales sintéticos no abundan. Por otro lado, para algunos corredores puede resultar monótono correr en un circuito de 400 metros.

 

Arena

Resulta un lugar ameno para correr. Es un terreno que presenta un alto riesgo de lesión por su irregularidad. Se debe prestar mucha atención a cada zancada y evitar las zonas irregulares o muy blandas. Se recomienda usar zapatillas, ya que de esta forma será memos probable doblarse un tobillo o lastimarse la planta de los pies.

 

Ver nota en La Nación